Tipos de té

El té es una bebida utilizada desde tiempos remotos y en diversos puntos de la geografía mundial. Existen diferentes tipos de té que han sido usados para diferentes usos curativos, sin embargo, no todos somos conscientes de la gran cantidad de variedades que existen:

  • Té rojo: Tiene 0 mg de teína.
  • Té blanco: Tiene 1 mg de teína.
  • Té verde: Tiene 8-16 mg de teína.
  • Té oolong: Tiene 10-55 mg de teína.
  • Té negro: Tiene 25-100 mg de teína.

Además, de esta clasificación principal surgen numerosas subdivisiones que dependen del tipo de añadido que tenga la base del té o alguna subvariedad del mismo. De este modo podemos encontrar té matcha, té de menta, té de manzanilla, té de hibisco, té chai, etc. ¡Descubre tu preferido!

Propiedades del té: ¿Es el té un aliado para la salud?

Por supuesto, es un aliado para la salud. El té rojo es una bebida semifermentada que le ha conferido ese llamativo color y un sabor fuerte muy querido por los amantes de este tipo de té. Entre sus propiedades destaca su poder depurativo, su forma de facilitar las digestiones y su contenido en vitamina B, C y D. Sin embargo, es mucho más conocido por habérsele otorgado propiedades estimulantes de la quema de grasa, por lo que muchas personas lo consumen dentro de sus dietas de pérdida de peso. También debemos saber que no podemos confundirlo con el té Rooibos, ya que se trata de otra planta que no te va a aportar las citadas propiedades.

El té blanco es un caso particular de bebida que no se fabrica a partir de las hojas de la planta, sino que son los brotes de la misma los que son utilizados. El color de este té es muy pálido y se diferencia claramente en sabor y aroma al resto de tés. Además, se le han conferido propiedades de estímulo para nuestra memoria, por lo que muchos estudiantes suelen consumirlo.

El té verde, a diferencia del rojo, no tiene un proceso de fermentación. Contiene numerosos minerales, antioxidantes, vitaminas A, C y E. Su contenido en teína no lo hace recomendable para personas con hipertensión, al igual que tampoco se recomiendo consumir más de 3 tazas al día para población general.

El té Oolong (también llamado té azul) también sufre una semifermentación de sus hojas y podríamos clasificarlo como una variante intermedia entre el té verde y el té negro. Entre sus propiedades destacan su poder antioxidante y la capacidad de estimular el sistema inmunitario.

El té negro es una bebida formulada a partir de la oxidación de las hojas de la planta, por lo que este proceso es el que confiere la tonalidad oscura tan característica de este tipo de té. Es un antioxidante excelente que también destaca por su poder astringente (por lo que es muy indicado para personas con problemas del tracto digestivo). Sin embargo, al ser el té con mayor contenido de teína, debemos moderar el consumo del mismo.

¿Cómo tomar el té?

Para conseguir preparar un buen té debemos conseguir un equilibrio de sabor y aroma. Puede parecer muy sencillo pero puedes mejorar tu bebida favorita con estos sencillos tips:

  • Elige un buen té desde el momento de la compra. Este quizás sea el aspecto más decisivo, por lo que si encuentras un té a granel o uno en bolsita de excelente calidad sería lo ideal. Aromasdete tiene unas buenas opciones donde elegir el que más se adapte a tus requerimientos.
  • No dejes que el agua llegue a hervir, si superas la temperatura de ebullición el té se cocería y perdería una buena parte de su sabor y aroma. Puedes calentar el agua tanto en el microondas, en un cazo o en un hervidor especializado; y si además usas agua embotellada o filtrada, esto sería mucho mejor para así evitar compuestos como la cal.

¿Cuándo puedo tomar un té?

Mucha gente toma un té caliente como opción de desayuno. Si esto no interfiere en cómo te sientes puedes seguir haciéndolo, pero si notas fatiga o dependencia de esta bebida para poder seguir activo cambia la hora del día. Esto puede ocurrir porque uses un té con una cantidad significativa de teína y/o porque esta teína interfiera directamente con la regulación de tu cortisol.

Una de las opciones más recomendables es consumir nuestro té a mediodía, esta opción no tendría peligro de interferir con el aumento de cortisol mañanero ni tampoco llega a consumirse lo suficientemente tarde como para alterar nuestro descanso nocturno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here